Fortalecimiento de la capacidad de Gestión de Riesgos a Nivel Nacional.

Según el Manual de Funciones de PGRD-Copeco, el Coordinador del Componente I: “Coordinará todas las actividades relacionadas con el Fortalecimiento de capacidades a nivel Nacional del Componente I del Proyecto, apoyará a Copeco en temasde los Sistemas de Alerta Temprana de Inundaciones y Derrumbes mediante talleres y coordinación de consultorías de cambio climático y sostenibilidad ambiental entre otras, coordinará actividades en temas de geología e hidrología del Proyecto”.

RED DE MONITOREO SÍSMICO – MONITOREO HIDROMETEOROLÓGICO PARA SISTEMA DE ALERTA TEMPRANA (SAT)

COPECO recibió en el año 2011 una donación del gobierno español de 15 equipos Digitalizadores y Sensores Sísmicos. Nueve (9) fueron instalados en sitios previamente preparados para alojar los equipos. A través de la misma donación se recibieron setenta y seis equipos (76) para el Monitoreo Hidrometeorológico y diez (10) Mareógrafos que actualmente forman parte de la Red de Monitoreo Hidrometeorológico y Oceanográfico de CENAOS.

El Proyecto Gestión de Riesgos de Desastres, apoya de manera permanente el mantenimiento preventivo de todas las estaciones de las cuencas de los ríos Ulúa y Chamelecón, incluyendo las estaciones de MiAmbiente operadas por la Dirección General de Recursos Hídricos, como apoyo a las instituciones coejecutoras del convenio de préstamo.

Asimismo, en las Instalaciones de COPECO funciona un Sistema Automático mínimo de Procesamiento local de la información para la recepción de la información de los sismógrafos, Información Sísmica rápida y la Alerta de Tsunami.

En el año 2016-2017 se realizó la rehabilitación y ampliación de Red de Monitoreo Sísmico Nacional, priorizando la construcción de ocho (8) casetas en sitios geológicamente apropiados para instalar ese equipo que brinda información permanente a Copeco y Cenaos acerca de cualquier movimiento telúrico.

Honduras por su ubicación geográfica, localizada en el extremo oeste de la placa del Caribe, rodeada por las placas de Norte América al norte, la placa de Cocos al suroeste, la placa de Nazca al sur y la de Sudamérica al este presenta una alta sismicidad superficial y de profundidad intermedia, debido a los movimientos relativos de las placas en la región que varían entre 2 y 9 cm por año, acompañados por vulcanismos activos.

El monitoreo de los movimientos sísmicos es de suma importancia no solo para el país sino para la región. Con la rehabilitación y ampliación de la red se logra una cobertura adecuada para el monitoreo de los sismos en el país.